La ruïna. 2008

ruina-personatges-obres

TEXT PUBLICAT A EDICIONS 62

TEXT PUBLICAT A EDICIONS 62

CATALÀ
La Ruïna és el dia en què ens quedarem sense res. És la Sílvia que confia en l’èxit del seu nou projecte artístic. És el Toni que depèn de la seva poc estimada feina per pagar una vida conjunta amb la Sílvia. És la Laura que beu whisky per portar la contrària al seu marit. És l’Abel que ha invertit en una constructora. Si el sector immobiliari s’ensorra, si el marit t’abandona, si la feina s’acaba o el projecte es frustra, aquesta serà la seva ruïna i també la nostra. Ha passat. És avui. És La Ruïna. // La Ruïna és una comèdia protagonitzada per personatges que afronten un daltabaix econòmic de maneres molt diferents. El contrast entre les seves preocupacions, entre les seves reaccions i els seus sentiments construeixen una història tan simple com fantàstica. Tota una sèrie de successos realment inesperats els portaran a extrems emocionals, des del riure fins al plor, que els obligarà a descobrir-se i a despullar-se interiorment. Potser només quan ens passen coses extraordinàries, som capaços de fer un nou pas per entendre’ns més a nosaltres mateixos.

ESPAÑOL
La Ruina es el día en que nos quedamos sin nada. Es Silvia que confía en el éxito de su nuevo proyecto artístico . Es Toni que depende de la un trabajo que para pagar una vida conjunta con Silvia . Es Laura que bebe whisky para llevar la contraria a su marido . Es el Abel que ha invertido en una constrctora . Si el sector inmobiliario se hunde , si el marido abandona, si el trabajo se acaba o el proyecto se frustra, esta será su ruina y también la nuestra. Ha pasado. Es hoy. Es La Ruina. // La Ruina es una comedia protagonizada por personajes que afrontan un descalabro económico de maneras muy diferentes . El contraste entre sus preocupaciones , entre sus reacciones y sus sentimientos construyen una historia tan simple como fantástica . Toda una serie de sucesos realmente inesperados los llevarán a extremos emocionales , desde la risa hasta el llanto , que los obligará a descubrirse ya desnudarse interiormente . Quizá sólo cuando nos pasan cosas extraordinarias , somos capaces de dar un nuevo paso para entendernos más a nosotros mismos .


Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.

LA RUÏNA en català          (sol·licitar arxiu de text per email.)

LA RUINA en español          (solicitar archivo por email.)


01-10-08-LAVANGUARDIACulturas
11-11-08-Elpunt-gi-laruina
14-11-08-Elmundo-CAT-jordicasanovas
14-11-08-Elmundo-CAT-jordicasanovas2
20-09-08-ELPAISMadrid-La ruina-Marcos Ordoñez
24-10-08-Elpunt-grn-laruina
27-10-08-Elpunt-grn-laruina-CRITICA
28-10-08-Diari-de-girona-Laruina-CRITICA


CRÍTIQUES

Créixer en el daltabaix

Es pot parlar d’economia dalt d’un escenari sense que l’espectador badalli? Es pot posar  n berlina el sistema financer sense que l’obra et caigui als peus? Es pot entretenir el públic amb  disputes sobre operacions borsàries? Sembla difícil, però Jordi Casanovas ho fa a La ruïna que inaugura temporada amb botó d’or a la Sala Villarroel. En cinc anys (la primera obra seva que va posar en escena va ser Gebre el 2003), Casanovas ha consolidat un estil personalíssim de fer teatre, amb peces sempre inquietants, que empren el recurs del misteri i de l’humor per enfilar la realitat sobre les taules amb la impecabilitat que utilitza l’entomòleg en clavar els insectes de la seva col·lecció. Peces que ell mateix du a escena amb un equip d’intèrprets compacte i extremament còmplice, cosa que li permet explorar la viabilitat dels diàlegs, l’aire que cal interposar a les rèpliques, els cops d’efecte i altres mecanismes de construcció dramàtica que flueixen sense solució de continuïtat. Aquesta vegada el procediment cinematogràfic del fosc, que en altres espectacles usava per acotar seqüències, és substituït per un continuum escandit per la irrupció per sorpresa d’un nou personatge (o d’un truc de telèfon) que fa avançar la història a ritme trepidant i amb una volta de cargol que cada cop et colla més a la butaca. Són personatges de l’edat dels intèrprets, immersos en els hàbits i les preocupacions reals de la generació que frega la trentena, amb treballs precariso sense feina, amb dificultats per sentir-se a gust en un món heretat que fot fàstic, però  encara amb vitalitat i ganes de viure i estímuls per canviar alguna cosa. L’espai és el pis de la parella de referència: la Sílvia, artista conceptual que no vol renunciar al seu somni de fer el que li agrada malgrat els entrebancs laborals i emocionals, i el seu company Toni, que, amb una feina precària, no les té totes i acusa la noia de defugir els problemes reals i refugiar-se en les seves cabòries. Hi ha l’amic-espatlla, amb qui la noia rivalitza en un videojoc de boxa; la germana alcohòlica; l’esperitat veí obsedit per les vicissituds del FonsMonetari Internacional; l’esposa del veí, esbroncadora, violenta, avassalladora i tirànica; i unamisteriosa mestressa de casa rica que apareix sota la taula. Cada nova introducció d’un personatge et fa un bot al cor, particularment quan es transposen les realitats i s’empeny el relat cap a noves i insospitades expectatives. Fins i tot assistim a delirants sessions de psicodrama on certs personatges fan la seva catarsi simulant que són uns altres i embolica que fa fort. Jordi Casanovas, amb un llenguatge fresc i unes situacions carregades de tensió i sorpresa, fa una demolidora invectiva contra les perversitats del capitalisme i els seus òrgans rectors: les forces econòmiques i financeres especialitzades a donar pel sac al personal. Per això la instància a la revolta amb què culmina l’obra, amb l’assalt als bancs i a les caixes usurpadors dels beneficis dels treballadors, produeix en l’espectador una sana catarsi final. Un coratjós crit d’utopia.

Francesc Massip. L’Avui 12.9.2008

Alegres vísperas apocalípticas

Cuando Jordi Casanovas (Vilafranca del Penedès, 1978) escribió La ruïna, la crisis económica actual se hallaba lejos aún de convertirse en la tenebrosa borrasca que amenaza a (casi) todo quisque. Sin embargo, con un texto desenfadado que ponía en escena las desventuras y  frivolidades, los sueños y frustraciones de siete jóvenes mileuristas, el autor acertaba en el vaticinio de algunas penalidades que han comenzado ya a mostrar sus colmillos. Casanovas, desde luego, acertaba, a la vez que… exageraba. “La ruïna –dice– és el dia que ens quedarem sense res”. Y lo que propone en su comedia no es otra cosa que un boceto vivaz y apresurado del momento apocalíptico en que el sistema se hunde y, efectivamente, nos quedamos sin nada. Para el dramaturgo, la exageración forma parte de su propio estilo. Le complace llevar los conflictos al límite, para hacerlos estallar en una suerte de sabotaje imprevisto, abierto a un desenlace más o menos inverosímil. Es un teatro energético y original el de Jordi Casanovas, que ha cosechado ya éxitos importantes. Algunos lectores recordarán la aplaudida Trilogia Hardcore Videogames, distingida con varios premios a lo largo de la temporada 2006-2007. Pues bien: aquellos trepidantes Wolfenstein, Tetris y City / SimCity tienen ahora una cierta continuidad en La ruïna, comedia que, no por casualidad, se abre con el guiño de una pareja agarrada a una consola televisiva, ausente de todo y de todos, insistiendo, así, el autor en que los videojuegos más adictivos bien pudieran ser el símbolo de una alienada cultura juvenil. Las diferencias más detonantes que se abren entre los personajes de la nueva obra de Casanovas tienen su origen en el dinero. En la preocupación de unos por la magra economía doméstica, que se deteriora precipitadamente, y en la despreocupación monetaria de otros/as, cuya irresponsabilidad es fuente de discusiones y quebrantos sentimentales. Desde la primera escena, sin embargo, el autor no quiso salirse de la senda comediográfica que se había impuesto, de manera que el humor asalta intermitentemente los diálogos para que los problemas y reyertas que acosan a los protagonistas no arrastren la historia, ni siquiera hacia un terreno tragicómico. Pero el definitivo salvavidas de la comedia no es sólo el recurso humorístico. De pronto, un elemento mágico irrumpe en el relato, el cual, a partir de ese instante se convierte en un cuento fantástico por el que circula, imparable, el sarcasmo bonachón del autor. Naturalmente, no voy a revelar ese factor imprevisto. Sólo diré que Casanovas sabe integrar con mucha maestría los lances irreales de la historia con la prosa cotidiana de los personajes. Digerida la sorpresa del primer momento, el acontecer ilusorio, de unas elocuentes raíces oníricas, se produce, en efecto, con pasmosa naturalidad. También es cierto, sin embargo, que en su último tramo la comedia pierde su vigor, el humor parece deshilacharse en algunos diálogos de relleno y la obra deja de ser el producto compacto y rotundo que admiramos en la referida Trilogia Hardcore Videogames. Dirigida por el propio autor con un sentido muy afinado de la vivacidad y la alegría escénicas, La ruïna está muy bien interpretada por cuatro de los más asiduos cómplices de Casanovas –Clara Cols, Roser Blanch, Pablo Lammers y Sergio Matamala–, con la buena compañía de Alícia Puertas, Mireia Fernández y Borja Espinosa.

Joan-Anton Benach La Vanguardia, 13.9.08

Céline y Julie afrontan la crisis


MARCOS ORDÓÑEZ 20/09/2008

La ruïna es la nueva obra de Jordi Casanovas. Un drama de hoy, crash ladrillesco incluido, con acertadas y originales soluciones dramáticas pensadas para “captar al tercer público”. La acción gira y gira con la entrada o el retorno de cada personaje
Atención, atención. Comunicado del Departamento de Casos Insólitos: en los últimos cinco años, el joven dramaturgo catalán Jordi Casanovas (Villafranca, 1978) ha escrito veintidós obras, de las que ha estrenado diez. (Sí, han leído bien). Objetivo: “Captar al tercer público”, ni el maduro ni el infantil, sino a “los que tienen entre 25 y 35 años y creen que en el teatro no hay historias para ellos”. Modus operandi: dirige sus propios textos con/para la compañía FlyHard, un grupo de amigos y cómplices. Tribunas: su trilogía Hardcore Videogames (2007), integrada por las piezas City/Sim City, Tetris y Wolfenstein, siguió un recorrido igualmente pasmoso: presentada en su sede habitual, el espacio AreaTangent (off-off), pasó luego a la Sala Beckett y a Versus (off homologado); y City/Sim City, buque insignia de la flota, acabó recalando en el Capitol (circuito “comercial”). Balance: premio Revelación de la Crítica barcelonesa, premio Serra d’Or y varias nominaciones para los Max. Actualidad: la temporada que comienza tampoco pinta nada mal para Casanovas. Dos nuevas obras en la Villarroel, de la que es “autor residente” -La ruïna (hasta el 19 de octubre) y La revolució (de enero a marzo), y en noviembre, Lena Woyceck en Temporada Alta.

Con el apocalipsis parece comenzar una nueva edad de oro. “Todo lo que creíamos necesitar para ser felices ha desaparecido”
La ruïna cuenta una historia de ahora mismísimo (crash ladrillesco incluido), aunque fue escrita hace ocho meses, justo cuando empezaba el desplome hipotecario americano: de tener acciones, Casanovas se habría forrado vendiendo al alza. Silvia (Roser Blanch) y Toni (Borja Espinosa) se quieren, pero su barca choca una y otra vez contra las consabidas rocas cotidianas. Viven en el piso de una abuela muerta, para no pagar alquiler. Todo es viejo a su alrededor: no tienen dinero para cambiar los muebles. Sus licenciaturas son papel mojado. Él se malgana la vida vendiendo productos de limpieza. Ella no quiere trabajar “en cualquier cosa”, pero tampoco avanza en su proyecto artístico: una exposición sobre las vidas que podría haber vivido “de haber tomado otras decisiones”. “Afronta la realidad”, dice Toni. “La realidad es muy poco interesante”, contesta ella, y sigue jugando a la PlayStation con Ricky (Pablo Lemmers), otro perpetuo adolescente que trabaja como diseñador gráfico pero vive de (y con) sus padres. Una tarde, la crisis estalla. De golpe. Por todos lados. El dueño de la empresa de Toni se ha largado con el dinero. También se ha largado el marido de Laura (Clara Cols), la hermana de Silvia, perdida en un limbo de pastillas y alcohol. Abel (Sergio Matamala), un vecino agorafóbico, pide consultar en Internet los últimos informes del Fondo Monetario Internacional. Su línea no funciona y tampoco quiere volver a casa: su mujer, Mari (Mireia Fernández), abogada, está a punto de ponerse muy, muy furiosa por razones que no tardaremos en descubrir. Laura trae noticias del espacio exterior: todos los bancos parecen haber cerrado. Tras una violenta discusión con Toni, Silvia se refugia bajo las faldas de una mesa camilla. Sólo Laura intuye lo que va a suceder: lo mismo que ocurrió por primera vez doce años atrás, la noche de San Esteban, cuando eran niñas. ¡Misterio! De golpe también, en el minuto treinta y cinco, La ruïna, que había comenzado como una versión ácida de Guédiguian, gira por una carretera perdida y se adentra en el territorio de Rivette, con Silvia y Laura convertidas en las hermanas catalanas de Céline y Julie. Es un giro tan inesperado -de tranche de vie a comedia fantástica- que uno piensa que se quedará en un mero recurso ingenioso y no se desarrollará dramáticamente. Error. Lo más interesante del mecanismo es que instala a los protagonistas en una naturalidad casi buñuelesca, en un ojo del huracán desde el que, paradójicamente, afrontarán sus respectivas crisis.
La acción gira y gira con la entrada (o el retorno) de cada personaje. Aparece Carla (Alicia Puertas), una pobre niña rica con problemas de comunicación, cuyo marido también ha desaparecido. El bueno de Abel comienza a hablar como si al fin hubiera encontrado a su verdadera familia. Irrumpe de nuevo la iracunda Mari, de dibujo alicorto, pero con una frase sugestiva: “Depositamos nuestra confianza en banqueros e inversores como quien le cuenta las penas a una puta. Y si las putas quisieran escucharnos, no estarían chupando pollas”. Ricky formula su teorema: cuando las cosas están fuera de control, quizás la única solución sea un plan todavía más descabellado. La primera parte del plan es un poco forzada: único bache de la función. No puedo contar más. Miremos con los ojos de Toni y llegaremos a varias reflexiones enjundiosas. ¿Qué es más irreal, lo que está sucediendo en la casa o lo que sucede fuera? ¿Un sistema que ha saltado en pedazos o el juego favorito de las dos hermanas? Toni entra en razón y abraza una nueva fe. “No importa que lo que está pasando sea la cosa más extraña que he visto en mi vida”, le dice a Silvia. “Si realmente te quiero, he de creerte”. De tal guisa, la disparatada espoleta se convierte en óptima vara de medir la realidad y, de rebote, el amor de la pareja. Pero aún nos quedan unas cuantas conclusiones. (Si detestan los spoilers, dejen de leer esta crítica ahora mismo y corran a la Villarroel. Hasta la próxima semana). Adelante, spoilers. Silvia decide abandonar su proyecto: “Las vidas posibles que imaginaba me hacían infeliz. Me quedo con la que tengo”. Laura informa sobre la revuelta callejera: la gente está quemando los bancos y, más simbólicamente, las vallas publicitarias. Con el apocalipsis parece comenzar una nueva edad de oro. “Todo lo que creíamos necesitar para ser felices ha desaparecido”, dice Silvia. Y contesta Toni, antes del oscuro (o la claridad) final: “Ahora que todo el mundo es pobre, supongo que comenzaremos a ser normales”. La ruïna es una rareza: por su originalidad, por lo oblicuo de su forma, por su talento para esquivar tópicos. Por su romanticismo utópico, tan inesperado como su veta fantástica. Y está, además, estupendamente interpretada.